Advertisement

Movilidad limitada: sin un vehículo o transporte público, algunos habitantes de las zonas rurales de Estados Unidos dependen de la limosna para llevarlos a médicos y tiendas.

El gobierno federal asigna solo el 11% de los fondos de transporte público a estas áreas
Published: Aug. 23, 2021 at 2:57 PM CDT
Email This Link
Share on Pinterest
Share on LinkedIn

HIGHLAND COUNTY, Va. (InvestigateTV) - Robert “Wes” Maupin es un salvavidas para los residentes ancianos de esta comunidad rural de los Apalaches.

Durante casi ocho años, Maupin se ha subido al asiento del conductor de la camioneta de transporte para personas mayores del condado y ha llevado a los residentes a través de las montañas empinadas y sinuosas hasta las citas médicas.

Sin esa camioneta y la amabilidad de Maupin, muchos residentes ancianos no tendrían acceso a la atención médica necesaria.

Muy involucrado en las actividades de la comunidad y apoyando a sus amigos y familiares, Robert...
Muy involucrado en las actividades de la comunidad y apoyando a sus amigos y familiares, Robert “Wes” Maupin condujo en el condado de Highland, Virginia, a visitas de una hora a los condados cercanos cinco días a la semana. Maupin encuentra satisfacción al poder brindar esta ayuda, aunque el condado carece de acceso real al transporte.(Courtesy of Wes Maupin)

“El servicio comunitario es mi pasión, no importa lo que sea. Cuando veo una necesidad, siempre trato de dar un paso adelante y satisfacer la necesidad porque tengo el tiempo y la energía”, dijo Maupin.

La falta de transporte ya sea poseer un vehículo o tener acceso a un autobús o servicio de viaje compartido como Uber, afecta a muchas partes de las zonas rurales de los Estados Unidos.

Los hospitales, los médicos de atención primaria, las clínicas de atención de urgencia, las tiendas de comestibles y las oportunidades de empleo a menudo se encuentran a millas y millas de distancia de los residentes que viven allí.

A nivel nacional, se estima que el 91% de los hogares en los EE. UU. poseían al menos un vehículo en 2017, según muestran los datos federales.

Pero las tasas de propiedad son mucho más bajas en las regiones de los Apalaches y el Delta Mississippi. Aproximadamente el 20% de los 662 condados en estas regiones tienen tasas de propiedad de vehículos domésticos por debajo del promedio nacional, según el análisis de InvestigateTV.

“Hace que sea más difícil para los ciudadanos mantener el tipo de compromiso con la atención médica y la mejoría de salud en sus vidas individuales cuando tienen un verdadero desafío para ver a los proveedores de atención médica que los están ayudando a hacer eso”, dijo Guy Land, enlace con el congreso en la Comisión Regional de los Apalaches (ARC), una agencia federal que ayuda a promover la estabilidad económica en la región que se extiende desde Nueva York hasta Mississippi.

Opciones de transporte limitadas

Desde que Maupin de 66 años comenzó a conducir a personas mayores en el condado de Highland, Virginia, ha notado la creciente necesidad de transporte público en la comunidad.

“Está creciendo, somos una comunidad que envejece. Tenemos un número desproporcionado de personas mayores, un número de personas se retira aquí”, dijo Maupin. “Somos muy voluntario aquí”.

Maupin es el único conductor pagado por el Programa Valley para Servicios para Ancianos que brinda transporte para adultos de 60 años o más o para personas con discapacidades de cualquier edad que ya no pueden conducir.

El programa también se basa en un puñado de conductores voluntarios para llenar la necesidad.

El servicio de camioneta cuesta $10 por un viaje a las citas médicas y $5 por un viaje almercado, que se encuentra aproximadamente a una hora de distancia en la ciudad de Staunton, Virginia.

InvestigateTV descubrió que en el condado de Highland también se necesitan 55 minutos para llegar al centro de atención de urgencia más cercana. Si hubiera acceso a Uber en el condado, un viaje a la clínica ida y vuelta podría costar hasta $100.

Otros condados enfrentan obstáculos similares.

En el condado de Issaquena, Mississippi, un residente tiene que viajar más de dos horas para recibir atención médica. Si hubiera un Uber en este condado y un conductor dispuesto a hacer un viaje de horas, la tarifa podría costar $195.

Aunque el condado de Holmes, Ohio, presenta el porcentaje más bajo de propiedad de vehículos en las dos regiones, el 80% de la población es Amish: una secta religiosa que se mantiene apartado de las metrópolis, muchos de los cuales dependen del transporte de caballos y de calesa.

Otras áreas rurales, que no son amish, East Carroll Parish, Luisiana y el condado de Owsley, Kentucky tienen la propiedad de vehículos más baja en sus respectivas regiones, con 79% y 81%, respectivamente.

En el condado de Owsley, había 43 empleadores en el 2019, según datos del censo. Pero la mayoría de los trabajadores del condado tienen que viajar un promedio de 30 minutos para ir a trabajar.

Los problemas con el transporte se agravan en las zonas rurales donde las distancias son mayores y el transporte público es inexistente.

“Appalachia es una zona muy rural. No es inusual que las personas viajen 10, 15, 20, 25 millas para llegar a un centro de atención médica”, dijo Land.

En el condado de Highland, Virginia, el acceso a un transporte confiable es una necesidad.

Más de un tercio de sus 2.000 residentes son personas de la tercera edad, un grupo de edad que suele sufrir muchos problemas de salud.

El condado tiene tres tiendas que aceptan beneficios de cupones de alimentos: una tienda de dólar, una tienda general y un mercado de agricultores de temporada. El supermercado con productos frescos, carnes y lácteos está a una hora de distancia.

Una clínica de atención médica en la ciudad más grande del condado ofrece atención primaria y servicios dentales. Pero sus horarios son limitados y no hay especialistas.

Satisfaciendo las necesidades de transporte

Angelika Levien se sintió atraída por la belleza y la serenidad del suroeste de Virginia cuando emigró de Alemania en 1978.

No le importaba la distancia o el tiempo que le tomaba conducir hasta las tiendas y los médicos.

Pero después de la muerte de su esposo en 1997, Levien comenzó a preocuparse por lo que haría si tuviera una emergencia médica porque tiene glaucoma y ya no puede conducir.

“Si estás realmente enfermo y si el helicóptero tiene que llevarte desde aquí. . . vas a Charlottesville”, dijo Levien.

Después de emigrar de Alemania, Angelika y su esposo eligieron Virginia para establecerse, pero...
Después de emigrar de Alemania, Angelika y su esposo eligieron Virginia para establecerse, pero nunca imaginaron cómo sería el acceso al transporte en las zonas rurales de los Estados Unidos. Para las personas en los Apalaches, es típico viajar de 20 a 25 millas para llegar a un centro de atención médica. (Courtesy of Wes Maupin)

Charlottesville está a 166 millas de donde vive Levien, lo que hace que ella y otros miembros de la comunidad dependan de amigos y servicios de transporte, especialmente en emergencias.

Levien necesita ir a un especialista para su glaucoma a 45 millas de distancia y pedirles a sus amigos que la lleven no siempre es posible.

Ella ha dependido de la transportación de Maupin para ir a sus citas con el médico y al supermercado.

Pero en casos de emergencia, la clínica no siempre es una opción.

“Tuve una emergencia la semana pasada y llamé. Por supuesto, era sábado y no hay nadie aquí”, dijo Levien. “Llamé al equipo de rescate y me llevaron al hospital de Stanton”.

Ella tuvo que pasar la noche en el hospital que está a más de una hora de su casa. Un amigo la llevó a casa al día siguiente.

“La gente no se da cuenta de que se vuelve más un problema a medida que [uno] envejece porque necesita más transporte”, dijo Levien. “Siempre pienso que mientras más vieja me pongo, necesitaré más transporte y no quiero agotar a mis amigos tan pronto”.

Levien ha construido una amistad con Maupin, quien dice, “conoce los caminos montañosos”.

Aproximadamente el 20% de la población de los EE. UU. vive en áreas rurales, el gobierno federal solo asigna alrededor del 11% de los fondos de subvenciones para el transporte a las áreas rurales.

La Asociación Estadounidense de Transporte Público rastrea las opciones de transporte disponibles por condado.

Un análisis de InvestigateTV de los datos de la asociación muestra que:

• 93 de los 662 condados de las regiones de los Apalaches y el Delta no tienen transporte público. Catorce de estos condados también tienen escasez de médicos de atención primaria. En el 2018, tenían dos o menos médicos de atención primaria trabajando en estos condados.

• 117 condados cuentan con transporte proporcionado por organizaciones de servicios sociales que a menudo se ofrecen solo a personas de la tercera edad y/o personas con discapacidades. Estos proveedores también tienen horarios limitados y, a menudo, no brindan transporte los fines de semana.

El condado de Issaquena, Mississippi en el Delta no tiene transporte público, ni médicos, enfermeras o tiendas que acepten cupones de alimentos.

Muchos condados rurales tienen economías estancadas. Muchos residentes viven en la pobreza y no pueden encontrar trabajo. Un sistema de transporte saludable, autobuses públicos y carreteras puede ayudar a sacar a los residentes de la pobreza, dijo ARC’s Land.

“Por eso hemos centrado más nuestra atención en las necesidades de las carreteras”, dijo. “Otras partes del país no enfrentan los desafíos de las carreteras sinuosas que nosotros enfrentamos”.

Ampliando el alcance

En otras partes de las zonas rurales de Estados Unidos, las agencias federales y las organizaciones sin fines de lucro locales están tratando de llenar el vacío de transporte.

La organización Transporte Independente de América, conocida como ITNAmerica, es una organización sin fines de lucro fundada en Maine en el 1995 que se ha diversificado para brindar transporte a personas mayores y personas con discapacidades visuales en comunidades de todo el país.

Su afiliada ITNCountry ofrece el mismo servicio, pero en áreas rurales de 10 comunidades en cuatro estados: California, Hawái, Kentucky y Maine.

La organización depende de voluntarios locales para proporcionar transporte, ya sea con su propio automóvil o con uno de la organización. ITNAmerica a menudo compra automóviles a personas mayores que ya no pueden conducir.

A través de sus afiliados, ITN completó más de 71,000 viajes el año pasado. Más del 40% de esos viajes fueron para citas médicas.

“Todavía estoy mordisqueando los bordes de este gran problema. ¿Qué podemos hacer que suponga un gran cambio?” dijo Katherine Freund, fundadora de ITNAmerica. “Mire lo que está pasando, 10,000 personas que cumplen 65 años al día durante 18 años”.

El modelo de ITNAmerica es un ejemplo de éxito que se puede replicar en las zonas rurales de América, según el Rural Health Information Hub, un centro de intercambio de información que ayuda a las áreas rurales a mejorar su atención médica.

El centro, que es una organización sin fines de lucro con sede en Dakota del Norte, crea guías paso a paso para ayudar a las comunidades. Existe una de esas guías para ITNAmerica.

“Siempre estamos planificando el futuro del transporte. Todos envejeceremos y estaremos en una posición en la que tendremos que decidir lo que estamos tratando de hacer”, dijo Alycia Bayne, científica investigadora del Centro NORC Walsh para Análisis de Salud Rural de la Universidad de Chicago, que es una pareja del centro.

Bayne ha investigado exhaustivamente las necesidades de transporte.

“El tema del transporte accesible, transporte asequible y transporte seguro es que estos son problemas que afectan todos los alcances, es importante preocuparse por ellos”, dijo ella.

El juego de herramientas está diseñado para que lo utilicen los profesionales rurales...
El juego de herramientas está diseñado para que lo utilicen los profesionales rurales interesados en identificar recursos que les ayuden a planificar e implementar programas para brindar acceso al transporte dentro de sus comunidades.(Rural Health Information Hub)

El gobierno federal asigna dinero para igualar dólares con la esperanza de expandir el transporte público en áreas rurales e incluyó fondos en los paquetes de ayuda para la pandemia.

A través de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica para el Coronavirus (CARES) de 2020, el estado de Mississippi recibió $254.000 para las necesidades de transporte público. Missouri recibió una subvención de $ 61,7 millones.

A pesar de la investigación y los dólares federales dedicados a las necesidades de transporte rural, algunos residentes todavía se preocupan por dónde encontrarán el próximo viaje a los médicos y las tiendas de comestibles.

Para personas como Levien, el servicio que Maupin ha brindado a la comunidad de ancianos en el condado de Highland ha sido un rescate.

“Incluso si tienes familiares aquí, entonces si trabajan, simplemente no pueden despegar y manejar constante por ti”, dijo Levien, residente del condado de Highland. “Definitivamente necesitan el servicio”.

Jill Riepenhoff contribuyó al análisis de datos de este reporte. Editado por Stephanie Czekalinski

Copyright 2021 Gray Media Group, Inc. All rights reserved.